miércoles, 20 de junio de 2012

Prometeo - Vayan a verla!



Ya habíamos hablado en nuestro anterior post sobre el argumento de Prometeo (Prometheus). Ayer vi la película, y puedo decir que sin ser una obra maestra es buena. Ridley Scitt logra su propósito primordial de adentrarnos en una historia y sembrar en nosotros la duda de qué sucederá más adelante (y esto les conviene a los productores porque se preparan secuelas)

El personaje central de la película es la arqueóloga y científica Elizabeth Shaw (caracterizada por una sorprendente Noomi Rapace) quien con su teoría de los Ingenieros (los supuestos creadores de la raza humana) convenció a la corporación Weyland de financiar el viaje. Al final el viaje no resulta como lo pensado, pues se descubre que los supuestos Ingenieros (cuyo ADN es idéntico al nuestro) planeaban una destrucción de la vida en la Tierra usando como arma esas extrañas las criaturas (aliens). Destruir para volver a construir.

Ella y su pareja Holloway son parte de un experimento sin saberlo. El androide a bordo, David, infecta a Holloway con materia orgánica que encontró a bordo de la nave de los Ingenieros. Y este a tener relaciones con Elizabeth le transmite el embrión de una criatura que se forma en el vientre de ella. La escena en que Elizabeth se extirpa a la criatura que está dentro suyo debe ser unas de las escenas más impresionantes de la película. Y el carácter e instinto de supervivencia de ella nos hace recordar a Ellen Ripley (Sigourney Weaver) de Alien, el octavo pasajero.

Charlize Theron más bella que nunca caracteriza a la hija del financista y presidente de la corporación Weyland (quien también viaja en la nave con la esperanza de que los Ingenieros reviertan su muerte inminente) y oculta los verdaderos intereses del viaje a los demás miembros de la expedición. Su frialdad es tal que el capitán (que luego se convierte en el héroe junto a su tripulación,al  detener a la nave que se dirigía a la Tierra) cree que también ella es un androide.

El final es bastante bueno...vayan a verla!